INICIO | LOGIN |
Publicaciones

¿Para nuestro bien o para nuestro mal? Sexualidades adolescentes

20/09/2016

El impacto de los mecanismos de represión del mundo adulto

Ineke Dibbits 

Hace ya varias décadas que se viene hablando acerca de las carencias en la educación sexual y, en concreto, de su siempre aplazada implantación en el sistema educativo, a pesar de las normas existentes.

Educar en sexualidad es emancipar; es dar lugar a una vida más autónoma y más feliz. No es la cura mágica de todo, pero sí es una llave transformadora que abre puertas de libertad, autoconfianza, salud y desarrollo personal.

Por lo general se suele pensar aún que los conocimientos por sí solos son suficientes para que los y las adolescentes tomen buenas decisiones respecto a su vida amorosa y su sexualidad. Pero la educación sexual va más allá de brindar información, pues, es facilitar que sean capaces de hablar sobre sus preocupaciones, sus miedos, sus deseos, los problemas en sus relaciones estables o pasajeras.

Contar con información sobre el aparato reproductor de hombres y mujeres e, inclusive, tener algún conocimiento sobre métodos anticonceptivos, no ha tenido como resultado que los y las adolescentes sepan desarrollarse en su vida sexual sin angustias y percances. Tenemos que saber que hoy en día siguen saliendo chicos y chicas de los colegios que viven o vivirán abusos, enamoramientos violentos, celos enfermizos, desencuentros, manipulaciones y falta de cuidado. Cuando se habla sobre sexualidad es necesario considerar que cada individuo, cada familia o grupo social construye y recrea sus imaginarios muy particulares sobre el término: en cuanto a su sentido, su valor, su rol en la vida de cada persona, etc. La afectividad, la comunicación, la moralidad, los mitos y creencias, son esferas que interactúan entre sí y determinan la vivencia de la sexualidad. Esto implica una manera de ser y de actuar para cada persona, que se refleja en su capacidad de comunicarse corporalmente, en el desarrollo de su autoestima, el contacto con sus emociones y sentires, en sus concepciones de género, en sus ideas sobre prácticas sexuales legítimas y/o ilegítimas. Es en este sentido que debemos hablar sobre "sexualidades", tomando en cuenta también el impacto que tiene la historia personal en cada persona, en cada adolescente.

Descargar:

¿Para nuestro bien o para nuestro mal? Sexualidades adolescentes. El impacto de los mecanismos de represión del mundo adulto




Volver a la lista
 1 2 3 4 5 6 > 

¿Para nuestro bien o para nuestro mal? Sexualidades adolescentes

El impacto de los mecanismos de represión del mundo adulto Ineke Dibbits  Hace ya varias décadas que se viene hablando acerca de las carencias en la educación sexual y, en concreto, de su siempre aplazada implantación en el sistema educativo, a pesar…

LEER MÁS

N°11 - Construcción de las feminidades en espacios urbanos

Una de las motivaciones de las mujeres para migrar de sus lugares de origen - comunidades o ciudades pequeñas o intermedias- a un centro urbano más grande tiene mucho que ver con el imaginario de que estos son espacios de mayor igualdad y libertad, en relación…

LEER MÁS

Versión ilustrada - N° 3 El origen y el orden

Versión ilustrada La investigación El origen y el orden. Poder simbólico y diferencia sexual en un mito fundante andino: La historia de los hermanos Ayar, de Pilar Uriona, plantea como propósito analizar el mito fundante de los hermanos Ayar en las crónicas…

LEER MÁS