INICIO | LOGIN |
D. Sexuales y D. Reproductivos

Derechos sexuales y Derechos Reproductivos

Constituyen el cimiento de la autonomía de las mujeres, en la medida en que el cuerpo es el primer lugar donde radican la libertad y la dignidad de las personas, hombres, mujeres y personas con diversa orientación sexual e identidad de género, y apuntan a garantizar que ambos, al momento de decidir cuestiones relacionadas con el campo de la sexualidad y la reproducción, lo hagan sin que medie coacción, ni violencia, ni imposiciones, ni discriminación.

Posicionar estos derechos como prioritarios coadyuva a fortalecer la ciudadanía a partir del cuestionamiento de la práctica patriarcal del control corporal desde lo moral y religioso y politizando entonces sus alcances.

 

 

 

 

 

Estos incluyen el derecho a:

  • El ejercicio de la sexualidad basada en el respeto mutuo y el libre consentimiento.

  • El acceso a servicios de información y salud sexual.

  • Separar el ejercicio de la sexualidad de la procreación. 

  • Escoger a la pareja con quien compartir la sexualidad sin que exista violencia, coacción, abuso, explotación o acoso, definiendo voluntariamente el tipo de convivencia que se quiere establecer. 

  • Expresar libre y autónomamente la orientación sexual. 

  • Determinar libre, voluntaria y responsablemente si se quiere ser padre y/o madre, el número de hijos/as que se quiere tener y el espaciamiento entre ellos. 

  • El acceso a métodos anticonceptivos seguros, aceptables y eficaces. 

  • Establecer qué tipo de familia se quiere formar.

  • Contar con información vinculada a la reproducción y con servicios de salud y atención médica para gozar de una maternidad segura, libre de riesgos en los periodos de gestación, parto y lactancia, y a programas de atención y prevención que garanticen la salud sexual y salud reproductiva.

  • No sufrir discriminación o trato desigual por razón de embarazo o maternidad en el estudio, el trabajo y al interior de la familia.

Asimismo, desde el campo reivindicatorio de los derechos de las poblaciones LGBT, que polemiza la imposición de la heterosexualidad como institución normativa y asume la disponibilidad del propio cuerpo como un elemento básico de la autonomía e instrumento político desde el cual desplegar la libre elección y la resistencia frente a la discriminación, uno de los temas básicos a tratar es la garantía de la no restricción del reconocimiento y ejercicio de sus derechos sexuales en las políticas públicas.